Profesora: Yohana Alcayaga y Roxana Contreras
Tutora: Claudia Toledo Robles
Establecimiento: Escuela Dagoberto Campos Núñez, Vicuña. Región de Coquimbo
Nivel: 1 ° básico
Objetivo: Fortalecer el trabajo colaborativo entre docentes y apoderados en función del aprendizaje
Tipo de material: Video
Línea: Didáctica de la matemática


WhatsApp se ha convertido para muchas comunidades escolares en la única vía y herramienta para continuar con el proceso educativo de millones de estudiantes que no cuentan con un computador o conexión a Internet fija, sobre todo considerando comunidades rurales en la zona norte de nuestro país. Es el caso de la Escuela Dagoberto Campos Núñez, ubicada en El Molle, donde esta aplicación no solo favorece la comunicación entre profesores y apoderados, sino que también permite que docentes puedan observar cómo se abordan las instancias e interacciones educativas en cada casa, con el fin de mejorar las oportunidades de aprendizaje de sus alumnos y alumnas.

“Al principio enviamos guías, pensando que las clases virtuales no iban a durar mucho tiempo, sin embargo, esto no dio buenos resultados. Por esta razón, la escuela decidió implementar otra modalidad donde enviáramos cápsulas diarias a nuestros estudiantes sintetizando el contenido, para lo cual utilizamos mucho los textos de Sumo Primero y ahora tenemos el 100% de retorno”, cuenta Yohana Alcayaga, profesora de 1°básico y participante del Programa Sumo Primero en Terreno.

A partir de allí, el nuevo equipo pedagógico conformado por Yohana Alcayaga y Roxana Contreras, educadora diferencial de la escuela, fue solicitar que enviaran vídeos haciendo las tareas de matemática. “Nos llamó mucho la atención que las tareas vinieran tan muy bien hechas en términos de caligrafía y otros elementos”, cuenta la profesora.

De esta forma, el trabajo colaborativo realizado con las profesoras ha sido elaborar estrategias que permitan que, apoderados y apoderadas, ayuden de forma estratégica y favoreciendo la retroalimentación pedagógica “ya no haciendo la tarea, sino que reportando el proceso de aprendizaje que tiene cada estudiante”, explica Claudia Toledo Robles, tutora del Programa Sumo Primero. Para lograr este cometido desarrollaron una pauta con los elementos que deberían cotejar en el desarrollo de las tareas, “lo más importante de nuestro trabajo ha sido fortalecer la articulación que tienen los distintos estamentos, entre las profesoras, estudiantes, apoderados y el Programa”, comenta la tutora.

Otro elemento a raíz de esta estrategia es que el equipo pudo constatar muchas prácticas en torno a la interacción entre apoderados y niños, que dificultan y obstaculizan el aprendizaje de los estudiantes. Para resolver esta problemática elaboraron un video para orientar ciertas conductas de la interacción que deben seguir los apoderados en contextos educativos, donde recalcaron elementos como respetar los tiempos de comprensión y respuesta de los niños y niñas, los espacios propicios para el estudio y ordenar previamente el material de trabajo. “En este video hablamos de varias cosas, por ejemplo, cómo formular las preguntas y no entregárselas rápidamente, entre otras cosas… y hemos visto cambios, vemos que los apoderados son mucho más autónomos”, cuenta Yohana Alcayaga.

“En general, este material permite orientar el trabajo de los apoderados con relación al tipo de ayuda que deben brindar a sus hijos o hijas y también que nos reporten lo que son capaces de hacer”, zanja Claudia Toledo Robles.